Golosinas frescas para perros

Nos encanta hacer golosinas para perros, y en verano hacer golosinas congeladas es una forma sencilla de ayudar a mantener a tu perro fresco. Por ello las golosinas congeladas de sandía para perros son una de nuestras favoritas.

Si tienes una sandía sin semillas, una licuadora y unas bandejas de cubitos de hielo, puedes hacerlo.

La razón por la que nos gusta esta delicia congelada no es sólo porque son tan fáciles (aunque eso definitivamente ayuda), es porque son más suaves que los cubitos de hielo.

Estas chuches resultan más fáciles de tomar, en lugar de estar completamente congeladas y quebradizas como los cubitos de hielo. Si que es cierto que crujen algo, pero no son tan difíciles de morder como los cubitos de hielo.

Y cuando se trata de usar comida humana como golosinas para perros, la sandía es una de nuestras favoritas. Contiene muchas vitaminas y fibra, y como está compuesta por un 92% de agua es baja en calorías.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es homemade-popsicles-with-watermelon-and-lime-LMGJ25W-761x1024.jpg

Sólo recuerda, como con cualquier golosina, la moderación es la clave. Aunque la sandía es baja en calorías, se suman, y la introducción de cualquier alimento nuevo puede causar problemas estomacales.

Ingredientes

  • Un cuarto de una sandía sin semillas (3 tazas). Puedes usar más o menos cantidad dependiendo de cuántas golosinas quieras hacer. Un cuarto de una sandía llenará dos bandejas de cubitos de hielo, haciendo 28 golosinas individuales.

Y la razón por la que usamos sandía sin semillas es porque las propias semillas pueden causar una obstrucción en el tracto digestivo del perro (la corteza también puede causar diarrea).

Instrucciones

  • Corta la sandía sin semillas en cubos.
  • Pon los cubos de sandía en la licuadora
  • Mezcla los cubos en la licuadora hasta que tengan la consistencia de un batido.
  • Vierte el líquido en la bandeja de cubitos de hielo.
  • Congélalo durante 3 horas.

Y eso es todo, así de fácil. Una vez esten congelados, ya puedes dar a tu peludin cuantos desees. Y de esta forma, tienes un agradable y refrescante (y bajo en calorías) tratamiento para ayudar a mantener a tu perro (y a ti si te apetece) fresco en el verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *