¿Cómo afecta la música a nuestro perro?

La música puede tener un poderoso efecto en todos nosotros. Ya sea para bombear adrenalina con tu himno de rock favorito, o para relajarte con un clásico o una canción country, la música puede afectar nuestro humor y comportamiento. Un gran número de estudios demuestra que la música puede incluso ayudar a personas con Parkinson o a aquellas personas después de una apoplejía porque estimula los déficits neurológicos perdidos, como el control verbal. Aunque sabemos los poderosos efectos que la música puede tener en las personas, nos surge la pregunta: ¿qué pasa con nuestros compañeros peludos? ¿Puede la música tener el mismo efecto?

Los perros tienen mucho mejor oído que nosotros. De hecho, pueden percibir frecuencias casi el doble que los humanos y pueden oír sonidos aproximadamente cuatro veces más lejanos. ¿Alguna vez te has preguntado por qué tu perro corre desesperadamente hacia la puerta principal antes de que escuches el timbre? ¿Qué podrían haber escuchado ellos que no hayas escuchado tú? Bueno… ¡resulta que mucho! Una persona es capaz de percibir las frecuencias de las ondas sonoras entre 20 y 20.000 hertzios y desde unos 6 metros de distancia, nuestros perros pueden oír hertzios hasta 40.000 y pueden escuchar sonidos hasta a 30 metros de distancia. Puede ser fácil olvidar cómo esto puede afectar a nuestros perros. Como tienen poco control sobre su entorno y con su mayor sensibilidad al sonido, la música puede tener un efecto mayor en los perros de lo que creemos.

Música clásica

El comportamiento de los perros parece estar afectado por la música. La música clásica ha sido un género que ha tenido un efecto positivo en el comportamiento canino. La investigación de la neuróloga veterinaria Susan Wagner determinó que la música clásica tenía un efecto calmante y disminuía el ritmo cardíaco y la actividad cerebral de los perros. Deborah Wells, una psicóloga de la Universidad de Queens tocó música para perros de refugio en diferentes géneros y también encontró que la música clásica proporcionaba un efecto calmante. Además, los perros de las perreras eran más propensos a dormir cuando escuchaban música clásica, como se describe en un estudio del Journal of Veterinary Behavior.

No tienes que irte muy lejos para ver los efectos de la música clásica en los perros por ti mismo. Este video de YouTube se hizo viral en 2017 cuando un perro callejero en Turquía aparece de la nada en medio de un concierto clásico al aire libre. El perro anciano caminó hasta el centro del escenario y se dejó caer junto a un violinista de aspecto muy sorprendido. Una decisión totalmente voluntaria, el perro sin conexión con ninguno de los participantes humanos estaba mostrando un fascinante comportamiento canino. De este modo cualquiera puede asumir que el perro quería estar cerca de la música sólo para su propio disfrute o relajación.

Otros géneros

Bowman y la Sociedad Escocesa para la Prevención de la Crueldad con los Animales, en colaboración con la Universidad de Glasgow, investigaron que el reggae y el rock blando eran en realidad más tranquilos que la música clásica para los perros. También encontraron que la música, como el rock, aumentaba las conductas de ansiedad, incluyendo la aceleración de las sacudidas corporales y los signos físicos de nerviosismo. En todos los casos documentados, la música pop parecía tener el menor efecto sobre el comportamiento de los perros.

Sólo con realizar una rápida búsqueda en Google y uno puede encontrar muchos videos encantadores de nuestros amigos peludos cantando, hablando, ladrando y más. Aunque muchas de las razas de perros domésticos de hoy en día tienen poco parecido o características de sus antiguos ancestros lobos – todavía conservan algunos rasgos. Uno de los cuales es el uso del sonido para la comunicación. Lo que es aún más interesante es que muchos de estos videos están acompañados de música. Parece que la música crea algún tipo de respuesta en los perros que los anima a “hablar”. Tal vez la música realmente calma el alma del perro. Los estudios científicos sugieren que los caninos tienen un sentido del tono. A través de las grabaciones de los ancestros de los lobos, podemos ver que los diferentes miembros de un grupo cambiarán el tono de su “canto” cuando se unan a un coro. Todos parecen querer cantar en un tono ligeramente diferente que va unido a los demás. Esto es similar a lo que se observa en los muchos videos encontrados en los medios sociales de nuestros amigos peludos cantando junto a los últimos éxitos de las listas.

¿Pueden los perros determinar el tono?

Esta extraña habilidad de determinar el tono y la afinación de las canciones ha sido útil para los músicos a lo largo de la historia. De hecho, algunos de los artistas más influyentes tienen que agradecer a sus perros algunos de sus mejores trabajos. Richard Wilhelm Wagner solía tocar junto a su Cavalier King Charles Spaniel, Peps. Se dio cuenta de que respondia de manera diferente según las melodías, dependiendo de sus claves. Esto lo llevó a descubrir el concepto de combinar la música con las emociones. El resultado fue la forma en que describió su trabajo, como la ópera Tannhauser. En Tannhauser, la clave de mi bemol mayor está ligada al concepto de amor santo y salvación, mientras que mi mayor está ligada a los sentimientos de amor sensual y libertinaje.

De manera similar, el Dr. George Robinson Sinclair, el organista de la Catedral de Hereford en Londres, tenía un Bulldog llamado Dan. Dan era el responsable de mantener a los participantes del coro en sintonía. Cuando cantaban desafinados, él les gruñía a los coristas. El amor que los músicos tienen por sus perros ha llevado a que se les dediquen actuaciones musicales. El compositor Nurock creó muchas actuaciones, incluyendo Aullido en 1980 en el Carnegie Hall, Sonata para Piano y Perro en 1983, y la Expedición en 1984. Todos ellos fueron arreglos para los tríos de Siberian Husky y de Jazz. En cada una de las piezas, los perros aullaban y ladraban al ritmo de la música.

¿Podemos usar la música para ayudar a nuestros perros?

¡La respuesta es claramente sí! Los conductistas sugieren que la música podría beneficiar a nuestros perros durante el entrenamiento y otras situaciones. Tocar música se ha considerado durante mucho tiempo como un método eficaz para calmar a los perros durante lo que puede ser una situación estresante, como los fuegos artificiales o el viaje en coche. Una sugerencia más reciente es tocar música clásica durante una sesión de entrenamiento de perros. A medida que le enseñes un nuevo truco, pon música relajante, de esta forma sugieres a tu perro que se concentre aún más.

Si no estás seguro de qué tocarle a tu perro, entonces no te preocupes porque otros entusiastas de los perros han hecho esto por nosotros. En los últimos años, científicos como la neuróloga veterinaria Susan Wagner han desarrollado álbumes específicamente para nuestros amigos peludos. Puedes tocar estas melodías como se sugiere en los momentos en que crees que tu perro puede necesitarlas. En el caso de “Through a Dogs Ear“, uno de los álbumes musicales para perros más populares, la idea le vino a la pianista Lisa Spector en 2003. Lisa había estado criando cachorros para servir a los ciegos durante años y un día, notó algo fascinante. Como concertista de piano durante años, el piano era un lugar natural para Lisa, pero no sabía que también lo era para los cachorros. Seis esponjosos y dorados cachorros de labrador cayeron bajo el piano mientras ella tocaba y fueron arrullados en un dulce sueño. Lisa llamó a Susan Wagner para contarselo y se le ocurrió la idea de un álbum de música clásica para perros.

Para concluir..

A modo de conclusión y después de todo lo anterior, concluimos que la música efectivamente afecta a nuestros perros, su avanzada anatomía auditiva y sus rasgos heredados han llevado a esta especie a tener una conexión esencial con la música. Ya sea para comunicarse con sus compañeros, aliviar su estrés o ayudar a escribir la próxima sinfonía, los perros y la música parecen tener una relación simbiótica. A lo largo de la historia, los perros han ayudado a hacer música, tal vez ahora es el momento de centrarse en el uso de la música para ayudar a nuestros perros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *